Aquí os dejamos una serie de curiosidades sobre esta refrescante bebida.

  • Es baja en calorías:  De hecho, la cerveza es una de las bebidas menos calóricas, con una media de 45 Kcal/100ml, una cifra que baja a las 17 Kcal/100ml en el caso de la cerveza sin alcohol. 
  • Su sabor está en el lúpulo: junto al agua y la cebada, el lúpulo es uno de los tres ingredientes naturales con los que se elabora la cerveza. Es el que le da el sabor amargo a la cerveza. 
  • Es agua en un 95%: la mayor parte de una caña es simplemente agua, por lo que su consumo moderado es ideal en días de calor. Contiene maltodextrinas, lo que la  hace aún más adecuada para recuperar el agua perdida tras una dura sesión de entrenamiento.
  • Ya se consumía hace más de 6.000 años: Los hallazgos arqueológicos sitúan su origen en la antigua Sumeria hace más de seis milenios. 
  • Podría reducir factores de riesgo cardiovascular: Se ha demostrado que un consumo moderado aumenta los niveles en sangre de HDL, el llamado “colesterol bueno”, lo que está asociado a un menor riesgo de cardiopatías y a una mayor protección del organismo frente a enfermedades cardiovasculares.
  • Es una fuente de juventud: la cerveza es rica en polifenoles, antioxidantes con un gran poder para capturar radicales libres, además de en ácido fólico y vitaminas del grupo B (B1, B2 y B12). Su consumo moderado podría ayudar a proteger el organismo de la oxidación y el envejecimiento de las células, por lo que podría prevenir o retrasar la aparición de enfermedades degenerativas.

En el siguiente enlace tenéis una amplia variedad de cervezas artesanas, por supuesto made in León. 

http://www.tipiquisimo.com/14-cervezas